Entonces… ¿Comenzamos?

Portada FB

 

La brevedad es una de mis principales características. Tanto para lo bueno como para lo malo. Intentaré, no obstante, extenderme un poco en esta ocasión. Pero como siempre, no prometo nada en absoluto.

Hace eones, abrí un blog. ¿Motivos?. Muchos, pero el principal era que me ayudase a ser constante a la hora de escribir. Podríamos llamarlo una especie de “automotivación”. Comencé marcándome unas pautas, un sencillo planning de acción que pretendía seguir a rajatabla.

Como os podeis imaginar, tardé dos días exactos en pasármelo por el forro de los cojones.

Así que aquél blog se convirtió de pronto en lo que me gusta describir como un “pozo de mierda”. Si me llegaba la inspiración divina y no me apetecía retomar mis múltiples proyectos inacabados, lo abría y me ponía a escribir cualquier tipo de cosa que se me pasase por la cabeza.

No había un tema determinado. Relatos, críticas, extractos sobre cosas que tengo guardadas, parodias sobre las juergas que me pegaba con mis colegas, reflexiones innecesarias sobre temas estúpidos y decadentes… Un cúmulo de despropósitos que iba creciendo indiscriminadamente. Y todo esto regado por una falta de profesionalidad y (sorpresa) una falta de constancia de la que no me enorgullezco.

Dato curioso Nº1: el blog tuvo su éxito. Su relativo éxito, claro está. 38 entradas exactas después me dí cuenta de que, joder, más de 10.000 visualizaciones y unos cuantos seguidores en un sitio web cuya única difusión se basaba en publicar en mi Facebook (120 amigos tengo, soy un tío bastante asocial) que había subido una entrada tenía su mérito. Y más teniendo en cuenta que lo que subía era mayormente caca.

Pero decidí hace unos meses cerrar ese blog. Mi escasez de motivación en 3 años ha sido criminal, y más para alguien que pretende dedicarse a esto. Y cuando digo esto, me refiero a escribir. Y cuando digo dedicarse, me refiero a ganar unas pelillas. No pretendo ganar el Pulitzer ni mucho menos, pero al menos tener unos pequeños ingresos en mi cuenta bancaria. En un futuro, al menos.

Así que lo cerré. Y cerrado se va a quedar. Quien quiera leerlo, que busque por ahí. No pienso hacer publicidad de algo que ya no me va a aportar nada positivo. Lo que tenga que rescatar de allí, lo publicaré cuando surja… pero nada más.

HOLA SOY EL KIKE DEL FUTURO ME HAN DICHO QUE HACER PUBLICIDAD DE TODAS MIS FUENTES ESCRITAS ES BIEN ASÍ QUE AQUÍ VA LA DIRECCIÓN DE MI ANTIGUO BLOG ES SEGUNDOSAHORAS.BLOGSPOT.COM.ES ASÍ QUE AHÍ LO TENEIS VALE GRACIAS ADIOS VOY BEBIDO

Todo esto nos lleva irremediablemente a las razones por las que abro esta web. Pues vereis, como he dicho antes, quería extenderme, pero cada palabra que escribo me quita las ganas de escribir. Pasaré pues a la razón principal y resumida:

Tenía un proyecto que no ha salido. Mejor dicho: tenía un proyecto que no he sabido llevar a cabo.

Pero eh, yo no he pagado a WordPress para nada. Tras unos cuantos meses infructuosos en los que no he conseguido alcanzar mi objetivo, me he dado cuenta de que… ¡coño, si hasta echo de menos el escribir en un blog! ¡Y ahora tengo uno con dominio propio!

Pues habrá que aprovecharlo, digo yo. Esto, caballeros, damiselas y amantes de la repostería francesa, es Área 12. Un lugar mágico donde sus más lujuriosas fantasías se harán realidad.

Apretaos los cinturones.